Blog del Farmero

 

El huerto ecológico de verano en dos patadas
By: farmero On: 16 julio, 2014 Comment: are off for this post.

Bien, lo has conseguido. Tomaste la estupenda decisión de montar  un huerto ecológico en ese rincón luminoso del jardín. ¡Ya verás qué bien lo vas a pasar! Esto sucedió en mayo. Pensaste en cómo sería el huerto en verano y te pusiste manos a la obra. Lo primero fue remover la tierra porque estaba muy dura. Le pediste al vecino su motoazada y en un rato estaba bien suelta y mullida. También lo podrías haber hecho con una azada de las de toda la vida, echándole ratitos. Pero está bien. Tampoco hay que hacer esfuerzos de más.

Como sabías que la tierra se compacta al pisarla, antes de volver a entrar en el huerto hiciste el diseño. Bancales de 1,10 m y pasillos de 0,5 m. Luego entraste por los pasillos marcados y te dedicaste a rastrillar para allanar muy bien el terreno. Quitaste las piedras también. Mientras descansabas a la sombra con tu limonada te dedicaste a mirar el manual de huerto ecológico que compraste. Hortalizas de verano: pepino, tomate, berenjenas, melones, sandías, pimientos, habichuelas, millo y también calabacín y calabaza. También las lechugas, espinacas y rúcula. En ese libro descubriste que a estas últimas si le dan un poco de sombra estarán más a gustito.

¡Qué ganas de plantar tenías! Pero antes te acordaste del abono, el oro del huerto. El compost es lo mejor, pero tarda unos meses en estar terminado, por lo que trajiste unos sacos de estiércol de caballo para empezar. Lo usarías directamente en el huerto, pero también guardarías algo para elaborar el compost. Extendiste una capa generosa en la zona donde pondrías los tomates, las berenjenas, los pimientos y los pepinos. Algo menos para todo lo demás. Una vez extendido, lo cubriste todo con paja para proteger el suelo y que empezara la actividad microbiana.

Un amigo te asesoró en el tipo de mangueras de riego que necesitabas y te ayudó a instalarlas. Ya está todo, bueno, solo faltaba plantar. En el libro de huerto ecológico se hablaba del calendario lunar y como lo viste en el herbolario te lo compraste, es barato. Es interesante la influencia de la posición relativa de los planetas y la luna (sobre todo la luna) en la fisiología de los seres vivos, incluidos las plantas, claro. En ese calendario te decía que días de la semana son apropiados para plantar según qué hortalizas, y que es mejor trasplantar por la tarde y sembrar semillas por la mañana. Muy fácil.

Aquella tarde viniste con un montón de plantones y una gran sonrisa. Antes de nada revisaste los marcos de plantación y las asociaciones beneficiosas. Con tu plantador, pusiste tu mejor energía y lo plantaste todo, con cuidado y buen rollo.

Dos meses después me llamas para enseñarme tu huerto y la verdad es que me he quedado alucinando. Es un vergel y era la primera vez que lo hacías. ¡Muchas Felicidades!

Pero lo que más me ha llegado es que consideres El Farmero como tu propio jardín, muchas gracias!

img

Comments Closed